El diario de Rosa - Octubre 29: Un año del Proyecto Rosa

Ahora que llegamos al cierre del Proyecto Rosa, tengo que decir que para mí ha sido lo máximo este año trabajando con La Silla. Fue algo muy novedoso, diferente para mí, yo que nunca había participado en algo en lo que yo fuera protagonista. Lo que me entristece es que siento que he salido en muchos lugares, desde El Meridiano de Córdoba hasta Pirry, pero hasta ahí llega la cosa. En el momento me prestan atención, pero después poco.

Me hubiera gustado que muchos logros se hubieran materializado sin necesidad de que uno salga por ahí en la prensa, por ahí hablando. Siento que solo cuando se ven las cosas, nos dicen del Gobierno 'les vamos a solucionar eso'. Eso mientras está calientico, porque muchas veces no se materializa después. Y si los medios no están pendiente, a una no le paran bolas.

Claro que todo lo de las víctimas es de lucha. Y de lucha permanente. Si uno frena, la cosa no se mueve. Si uno se sienta, se duerme, las cosas se quedan así. Por eso toca seguir luchando.